Una ronda de vinos

Comienzo a habituarme a la vida tranquila y amigable en Stockholm; tras estos 17 días de agosto he conseguido acabar trabajo pendiente y disfrutar con las sorpresas que me ha ido obsequiando esta ciudad. Mantengo la primera impresión que tuve al llegar y que María ya me había transmitido: aquí, el “easy going” es la consigna de la vida cotidiana.

La perfección no existe y Suecia no es una excepción. Son muchos los tópicos que existen, y muy a pesar de ellos, es con diferencia el país que ofrece, a día de hoy, las mejores condiciones de igualdad y los mejores índices de desarrollo y competitividad respecto al resto de países del mundo. Pero de eso ya iré escribiendo la próxima semana…

Con esta ronda de vinos inauguro la serie de post que iré escribiendo sobre este país y sobre su capital; un buen sitio para vivir!

¿Quién no ha oido eso de que en Suecia el alcohol es prohibitivo por el alto precio que tiene? Con este tópico aterricé en Estocolmo aunque rápidamente se desmoronó, ante las evidencias encontradas y degustadas.
Es probable que esta idea comenzase a calar antes de que la llegada del Euro provocase una subida generalizada de precios por el redondeo hacia arriba en todos los países de la zona euro y que esto redujese las diferencias respecto a los precios en coronas suecas (SEK); lo cierto es que no sólo no hay tantas diferencias respecto a los precios que se encuentran en España, por ejemplo, sino que en algunos casos la diferencia relativa es favorable para el país Nórdico. En estas semanas he probado una buena variedad de vinos de Argentina, Chile, Australia, Italia y Southafrica a unos precios más que razonables (entre 7 y 10 euros botella). Así que no es una cuestión de precio, hay buenos vinos y cervezas de importación a precios asequibles.
Lo que sí existe es la percepción de que el alcohol es un producto de acceso condicionado. Pero esto se debe en mayor medida a que la comercialización de las bebidas alcohólicas por encima de los 3.5º está en manos del System Bolaget, o lo que es lo mismo, el monopolio Sueco sobre el alcohol (como años atrás ocurrió en España con el tabaco y Tabacalera). Originalmente pretendía responder al intento de limita rlos problemas de alcoholismo. La experiencia nos demuestra ampliamente que restringir el acceso al consumo de determinados productos no es la solución, y que es preferible invertir en el factor educacional y ofrecer información y alternativas de consumo y ocio antes que generar estados de ansiedad por el carácter inaccesible o prohibitivo.

Personalmente no creo que este sistema de monopolio pueda mantenerse mucho tiempo más.

En la práctica cotidiana esto se traduce en que para comprar una botella de vino, cerveza por encima de 3,5º o licores has de ir a una de las tiendas autorizadas por el Estado Sueco dentro de su horario; poco más.

Así es que una vez identificado el mecanismo de acceso, vía libre para degustar de la amplia oferta de vinos de importación 😉

He de decir que mi predilección por la uva Syrah se ha reafirmado ante el convencimiento de que es una apuesta segura y asequible venga de donde venga el vino.

Incluyo en esta ronda algunos de los que más he disfrutado:

Vino de SudáfricaDe Chile, el Gato Negro, un Cabernet Sauvignon ligerito de 13,5º. Supersiticones fuera!! para acompañar el aperitivo.
De Australia el Jacob’s Creek, una mezcla de Syrah con Cabernet Sauvignon bien sabrorosona de 14º
De South Africa, el Porcupine Ridge, todo un descubrimiento este homenaje a la Syrah, sus 14,5ª no dejarán indiferente a nadie. Buena sobre mesa y lo que venga después!.
De Italia, el Monterosso, un ligerito de Sangiovese de 13,5ª .

¿Te apuntas a otra ronda?

Un comentario en “Una ronda de vinos

  • el 20 agosto, 2008 a las 11:29 pm
    Permalink

    De vinitos por ahí eh!!!! Apetece tomarse una copita de vino tinto en una fina copa de vidrio blanco.
    Sin duda Estocolmo aparenta un lugar fácil de vivir….
    Take it easy mys friends…take it easy!!!!

    Jajajajajjajaja…..

    Un abrazo.

    Mom

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*