Políticas públlicas para la Igualdad: avances y retos

Con apenas un mes de diferencia he tenido la oportunidad de participar en dos jornadas de debate sobre las políticas para la igualdad; sobre sus avances y retos en el contexto actual y de su papel para el cambio de modelos de sociedad. Tanto en Donosti, en el Congreso GUNE Guipuzkoa: Políticas Públicas para la Igualdad, avances y retos, como en Palma, la IV Jornada de Políticas locales desde la Igualdad, el cometido de mi intervención ha consistido en desvelar la (des)igualdad de género en la política económica y apuntar algunos criterios necesarios para el cambio de modelo.

En la IV Jornada de Políticas locales desde la Igualdad, el eje central ha sido «La participación de las mujeres: la política cotidiana» y a partir de éste se han realizado las conferencias y talleres que ha incidido en la importancia de las políticas cotidianas en la configuración de nuestras estructuras sociales, revisando y cuestionando el modelo de sociedad actual, en el que la división sexual del trabajo es la base desde la que se organiza la gestión del tiempo, la cultura y la economía de los recursos a nivel local y global.

Pues bien, mi premisa de partida ha sido la siguiente:

Es necesario que la igualdad se convierta en el eje estratégico de desarrollo y la condición previa para el crecimiento, el empleo y la cohesión social. ¿Cómo va a ser esto una ‘frivolidad’? Más bien todo lo contrario; existen estimaciones económicas consistentes que cuantifican que el crecimiento del PIB n España, si la igualdad fuese una realidad en el mercado laboral, podría alcanzar un 32% (Universidad de Stockholm) o incluso un 44% (Fundación Ideas).
Sin embargo, la igualdad de género está ausente de las políticas aprobadas como respuesta a la crisis, en gran parte de los países europeos.

Y desde este punto de partida, he ido contruyendo el relato de cómo el diseño de las políticas económicas obedecen más a la lógica del sistema patriarcal, que a la rentabilidad económica y social. Podeis seguir este relato a través de los graficos y estadísticas que he incorporado en la presentación 😉

Entre los retos, uno de los más descriptivos, en mi opinión, es ea l de la necesidad de conseguir transformar la inercia viciada de ‘compensar la desigualdad’ por la de ‘avanzar en igualdad’. Y para ello hay que orientar todo el presupuesto público a la igualdad; pero todo, todito, nada de un 1% o ese tipo de concesiones, porque, ¿a qué estaría orientado el 99% ‘restante?

Casi nada! La de resistencias patriarcales que hay que superar, y en plena campaña electoral!!! se me ponen los pelos como escarpias ante la perspectiva de grave retroceso que están dando las encuestas 🙁

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*