Indignada ante la estrategia neomachista

Ahí están, intentando obstaculizar los debates que se están abriendo en las asambleas ciudadanas y manipulando a la gente en contra de quienes nos reconocemos como feministas. Ayer lo experimenté, en vivo y en directo, en la #acampadavalencia, durante la comisión transfeminista.

Se trata de un discurso muy perverso que conviene identificar.

La clave del asunto está en que l@s neomachistas pretenden crear confusión al equiparar el feminismo con el machismo. Algo que es evidente que no tiene ninguna similitud, ya que el machismo busca la primacía de los hombres, así como de sus ‘privilegios’, dentro de la lógica del sistema patriarcal; mientras que el feminismo busca y promueve activamente la igualdad entre mujeres y hombres, y tiene una intención transformadora de la sociedad.
La mayor perversión está en cómo distorsionan el discurso. Aparentemente l@s neomachistas dicen ser personas igualitarias, hay alguna lideresa de este movimiento que se proclama incluso como feminista-por-la-igualdad-de-las-mujeres y que por eso tienen que denunciar las consecuencias desventajosas para los hombres de leyes como la de Igualdad o la Integral contra la Violencia de Género. Es posible identificarles porque están en contra de la tipificación de la violencia de género como delito, manifiestan reiteradamente la existencia de denuncias falsas y que los hombres también son vícitmas de la violencia de las mujeres. Es su cantinela continua y pro SAP.
Con su actitud lo que pretenden es desarticular la credibilidad feminista.

Y ahí están, ocupando los espacios de debate público, intentando boicotear, con su resentimiento, los avances hacia otro modelo de sociedad, insultando y acosando en la red a quienes públicamente les han puesto en evidencia.

No les dejemos que dinamiten la participación democrática … tejamos redes y alianzas por un mundo sin violencia, en el que la igualdad sea una realidad y no una bandera fácilmente adaptable a los discursos misóginos y machistas.

El neomachismo, de Amparo Rubio.

4 comentarios sobre “Indignada ante la estrategia neomachista

  • el 26 mayo, 2011 a las 3:40 am
    Permalink

    estoy totalmente de acuerdo con el tema de no dividir a la gente el asunto de la igualdad queda un poco de lado pero yo creo que la revolución o es por la igualda más absoluta o no es revolución ninguna. Es una opinión más.

    Respuesta
  • Pingback:LKSTRO.COM » Blog Archive » Manifiesto transfeminista de la #acampadavalencia

  • el 30 mayo, 2011 a las 2:00 pm
    Permalink

    ¿No se presta el nombre a confusión? Quizás, si en vez de “feminismo” se llamara “igualitarismo” sería una denominación más adecuada a lo que promulga.

    De otro lado, personalmente, es la primera vez que oigo lo de “hembrismo”, que sería el equivalente al machismo. Entonces, decir feminismo sería como decir “masculinismo”. De verdad, no veo que la raíz “fem-” sea la más apropiada; aunque podría estar bien dejarla por cuestión histórica.

    A estas alturas, ya os habréis dado cuenta de que yo soy hombre. Bien, pues yo sí creo que una ley no igualitaria sí puede provocar denuncias falsas y situaciones de abuso.

    En mi opinión, la violencia de género existe, y debe ser tipificada como delito. Pero no considero que la violencia de género sea sólo machista. Creo que es lo que la “discriminación positiva” actual favorece que pensemos, aunque, probablemente, la ley no contemple diferencias ya que ello sería anticonstitucional.

    Respuesta
  • el 8 junio, 2011 a las 7:33 pm
    Permalink

    Hola,
    la violencia de género si es solo machista, es en la que un hombre agrede a una mujer por el mero hecho de serlo, en base a un orden simbólico patriarcal. Si una mujer agrede a un hombre hay un cauce legal para denunciarlo pero eso no es violencia de género, es violencia (que está regida por otra ley). No se trata de hombres malos y mujeres buenas, no universalicemos, sino de una sociedad más justa e igualitaria y para ello hay que cambiar estereotipos y relaciones de género (la violencia de género es la que se ejerce dentro de esas relaciones asimétricas entre hombres y mujeres).

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*