Crítica feminista de la representación

Ya desde pequeña me gustaba invertir tiempo y divagar sobre qué se consideraba verdad o no. ¿Quién lo dice? y ¿Por qué? eran las preguntas más frecuentes con las que acababa exasperando a quienes (adult@s) estuviesen conmigo, sobre todo cuando empezaba con eso de “¿es verdad o hago como si es verdad?”. Pasó tiempo hasta que llegué a comprender que con aquella práctica estaba iniciando el fluir de mi pensamiento crítico.
🙂

Una de las aportaciones que más valoro del feminismo es precisamente la de facilitar el aprendizaje de que «la verdad» es una verdad construida desde el discurso dominante y por lo tanto es desmontable, analizable y desconstruible. La realidad que se muestra tiene pues fisuras, entre las que se oculta todo lo que no encaje en el discurso domintante y se establecen unos códigos de representación que resultan ser excluyentes, ya sea por el exceso de autorrepresentación masculina, como por la marginalidad de lo que se considera como “la otredad” -según cuál sea el contexto-.

Es fácil de entender porqué uno de los focos de atención iniciales desde planteamientos feministas son los criterios de presencia, participación y representación de la diversidad de mujeres y hombres existentes; conceptos como el de paridad o democracia paritaria han ido avanzando al menos en su dimensión cuantitativa, porque para la cualitativa aún hay mucho que rascar en esta aparente realidad que se resiste a cambiar códigos y sintaxis de dominación.

La crítica feminista, desde posiciones avanzadas, aporta en estos momentos elementos claves para cuestionar, redefinir y subvertir el sistema patriarcal,a través de la reconceptualización:

El sujeto como una entidad cambiante, que se multiplica y diversifica.
La relación entre las formas de opresión y las formas de comprensión o aceptación formal desde la construcción de la teoría.
La marginalidad como una ubicación y de su identidad como una desidentificación.

Y al mismo tiempo aporta tambień la elaboración de nuevas estrategias y alianzas:

El autodesplazamiento, que expresa el movimiento simultáneo social, subjetivo, interno y externo y que es en realidad un movimiento político y personal.
Las REDes y el ciberfeminismo como estrategias para visibilizar los posicionamientos desde las relaciones sinérgicas.

Un comentario en “Crítica feminista de la representación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*