El mayor ataque machista y reaccionario en democracia

La represión general de la política de la derecha retrógrada y ultraconservadora es un indicador del profundo caracter antidemocrático de quien gobierna actualmente el estado español y el ensañamiento en la humillación y sometimiento de las mujeres representa el mayor ataque machista y reaccionario en democracia. Valoraciones similares a esta se han ido publicado en las cabeceras más destacadas de la prensa internacional desde el pasado 20 de diciembre de 2013, cuando iniciamos la cuenta atrás en el tiempo.

 Hace apenas 5 años algunas redes feministas alertaban de la reactivación de una ofensiva anti-abortista (anti-elección) a nivel internacional; el pasado 20 de Diciembre se culminó una fase de esta ofensiva misógina en España y de golpe ocurrió que lo que era un derecho se convirtió en ‘pecado’ y retrocedimos más de 35 años.

 

La contrarreforma de la ley del aborto presentado por Gallardón representa una humillación a todas las mujeres; las somete a una tutela jurídico-médica continua y otorga derechos al embrión humano (‘nasciturus’) mientras expolia a las mujeres (personas) de su derecho a decidir y de sus derechos sexuales y reproductivos. Con este planteamiento, el gobierno pretende convertir a todas las mujeres en menores de edad, incumpliendo la Declaración Universal de los Derechos Humanos y convenios internacionales suscritos por el Estado Español, además de contradecir las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se trata de un retroceso que nos colocaría en situaciones mucho más restrictivas de las reguladas con la primera ley de despenalización parcial de la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) de 1985.

La conversión del aborto en delito, condenará a las mujeres que no tengan suficientes medios económicos a arriesgar su vida en abortos clandestinos o con medicamentos muy perniciosos para su salud.

Cabe preguntarse, una vez descartada la fingida pretensión de querer ‘cumplir el programa’, casual y exclusivamente en este punto, a qué intereses obedece el gobierno central con un proyecto de ley tan reaccionaria que ni siquiera tiene el consenso dentro de su propio grupo político.

No sería descabellado pensar que, por una parte, pretenden desviar la atención del bochornoso espectáculo de corrupción y financiación irregular que salpica ya a la dirección del partido del gobierno. Sin embargo, tengo la impresión de que hay algo más, de que pretenden contentar al sector ultracatólico y a su plan ideológico de volver a imponer el modelo de familia patriarcal; de ser así, esto nos alejaría de la posibilidad de construir una sociedad entre iguales y haría emerger la hipocresía y doble moral de una derecha rancia que se resiste a aceptar las libertades fundamentales de las mujeres y el fin de su sumisión.

 Ese doble rasero es el que impregna una serie de anécdotas contadas directamente por médicos abortistas y otro personal clínico en Norteamérica, Australia y Europa, recopiladas por Joyce Arthur en el artículo The only moral abortion is my abortion‘, en el año 2000; lo que reflejan es algo que ya intuíamos: que cuando la necesidad de abortar les toca directamente, su estatus de privilegio socioeconómico les permite lo que niegan a otras.

 El Aborto es una decisión altamente personal de la que muchas mujeres estan seguras que no tendrán jamás que pensar hasta que de repente se enfrentan a un embarazo no deseado. Pero esto puede pasarle a cualquiera, incluyendo a mujeres radicalmente anti-abortistas (anti-elección). Entonces ¿qué es lo que hace una mujer anti-abortista cuando experimenta un embarazo no deseado por sí misma? A menudo, hará un mohín y lo soportará, por así decirlo, pero frecuentemente opta por la solución que negaría a otras mujeres: el aborto”.

Así pues, si no conseguimos frenarles y se aprueba finalmente el anteproyecto de ley presentado por Gallardón, habrán conseguido un elemento clave para el desmantelamiento del Estado de Derecho, al anular la identidad como sujeto político a más de la mitad de la población, lo que nos pondría definitivamente a la cola de Europa en derechos civiles.

 Quizás les cueste creerse esta deriva política.

 Les invito a reflexionar sobre un hecho que encuentro altamente significativo: la contrarreforma del aborto solo ha recibido, desde Europa, el apoyo de la ultraderecha francesa liderada por Le Pen. Que cada quien saque sus propias conclusiones.

 

 

6 comentarios sobre “El mayor ataque machista y reaccionario en democracia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*