Nostalgia y empoderamiento

Voy a romper una lanza en favor de este sentimiento, que es una mezcla entre el gustillo que trae el recuerdo de algo vivido, de alguien querido que ya está ausente en el tiempo presente, con el sentimiento de dolor que provoca la peŕdida de una situación placentera que se desearía revivir manteniendo la distancia que separa el ayer del hoy y con el refuerzo y alegría que da el saber que la superación del desamor te prepara para vivir intensamente lo que esté por llegar.

Hay quien huye de este sentimiento, hay quien se deja atrapar por la experiencia vivida y se entierra en el pasado y hay quien consigue celebrar cada etapa del viaje recorrido. Incluso hay quien lo convierte en la fuente de su inspiración y creatividad, la literatura, la música y la creación visual están llenas de productos nacidos de la nostalgia y no necesariamente resultan todos rancios.
Leí el otro día este artículo sobre la alegría que deja la nostalgia y el efecto liberador y reconstituyente que puede tener y es algo en lo que estoy de acuerdo.

A veces me siento nostálgica y simplemente dejo que ocurra porque el efecto liberador que provoca en mí ese desahogo y la satisfacción de los momentos felices vividos hace que reconozca con optimismo todo lo aprendido; y como dice este poema atribuido a Borges:


Y una aprende a construir
todos sus caminos en el hoy,
porque el terreno del mañana
es demasiado inseguro para planes…..
y los futuros tienen una forma
de caerse en la mitad.

Y después de un tiempo una aprende
que si es demasiado,
hasta el calorcito del sol quema.

Y en esas estoy, plantando mi propio jardín 🙂

Un comentario en “Nostalgia y empoderamiento

  • el 19 enero, 2009 a las 12:28 pm
    Permalink

    “Realmente, lo más difícil en esta vida es aprender a no hacerse ilusiones para las próximas tres horas” Jaime Gil de Biedma

    Respuesta

Responder a klimtbalan Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*